Janina Garay

Cannella | Tijuana, MX

Las cocinas donde ella caminaba de niña, mientras las manos entusiastas de sus abuelas cocinaban delicadamente las delicias de una tarde compartida con la familia, despertaron su sentido culinario que con el tiempo se ha ido perfeccionando en sabores y texturas dulces.

Canela, vainilla, chocolate y frutas de temporada forman la personalidad de los sabores que atrapan los sentidos de los comensales que han tenido la oportunidad de probar la alta pastelería de esta nativa de Tijuana, que conquistó el sur de California.

En 2015 Janina se unió al equipo del restaurante Addison, la joya de la corona de los restaurantes en San Diego, donde la técnica francesa y los sabores cosmopolitas atraen a las multitudes. Bajo la dirección del chef William Bradley, Addison ha ganado 5 estrellas de Forbes Travel Guide y AAA 5 Diamond Restaurant, pero sobre todo, pueden presumir de tener a Janina Garay, la mexicana que está volviendo locos a los paladares con su mezcla de conocimiento de alta cocina y la curiosidad por crear nuevos sabores, tal como aprendió jugando con ollas y sartenes caseros hasta usar los hornos de panadería y pastelería más especializados.

A Janina la acompañan años de experiencia que comenzó a cultivar profesionalmente en 2011 cuando ingresó en el programa práctico del restaurante Cenador de Amos en Cantabria, España, que cuenta con la distinción de dos estrellas Michelin.

Bajo la dirección del chef Jesús Sánchez, Janina aprendió a dominar los tiempos y las exigencias de una cocina con la capacidad de atender hasta tres bodas al mismo tiempo.

Con los aromas y sabores europeos con los que trabajó, además del dominio que heredó de grandes chefs, Janina se aventuró en nuevos territorios para cultivar su cocina. En el restaurante Topolobampo, en Chicago, encontró un nuevo hogar para desarrollar su sabiduría culinaria. En este restaurante, con una estrella Michelin, se deleitó con una pastelería llena de sabores mexicanos que la redirigieron a sus raíces.

La cocina regresó a Janina a donde todo comenzó: la frontera de México y Estados Unidos.

En San Diego trabajó en Bracero, propiedad del chef Javier Plascencia, que en 2016 fue nombrado el Mejor Restaurante Nuevo en los Premios de la Fundación James Beard.

Con la misma preocupación con la que solía ver la preparación de los platillos de su abuela, Janina da el salto a la independencia, donde deleitará a los Tijuanenses y luego al resto de México con su primer proyecto por cuenta propia, “Cannella”.